Desarrollo personal

Aprendizaje en pareja

Yo soy Yo y Tú eres Tú.
Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas
Tú no estas en este mundo para cumplir las mías.
Tú eres Tú y Yo soy Yo.
Si en algún momento o algún punto nos encontramos
Será maravilloso, sino, no pudo remediarse.
Falto de amor a mi mismo
Cuando en el intento de complacerte me traiciono.
Falto de amor a ti
Cuando intento que seas como yo quiero
en vez de aceptarte como realmente eres.
Tú eres Tú y Yo soy Yo.
Fritz Perls.

Dicen que no hay mayor aprendizaje de uno mismo que las relaciones con los demás, en esas
relaciones con los demás, todavía es más evidente y más duro en la relación de pareja.
El AMOR más allá del familiar… nos ayuda a desarrollar todo nuestro potencial de amar como ser humano. Después de la familia el siguiente amor más importante es el de las parejas que
coincidimos a lo largo de nuestras vidas.

Muy diferente, ya que en la familia ese Amor se nos DA, en la pareja, lo tendremos que DAR.
La pareja es nuestro “espejo” el mayor reflejo, que nos hace ver justo lo que más interno tenemos y lo que más nos cuesta ver de nosotros mismos, aquellas heridas… qué se quedaron guardadas en nuestra infancia y que con una máscara que creamos nosotros, sostuvimos y nos ayudo a salir fuertes, tirar hacia delante. Esta misma máscara que con el paso del tiempo en la relación de pareja, cae… sale esa herida… ese dolor… esa necesidad no cubierta.
A esto le llamo yo el viaje del autoconocimiento…

Nos ayudan a ver aspectos de nosotros mismos que no están sanados, inseguridades, necesidades afectivas… A través del otro podemos sanar esas heridas que están en nuestra memoria celular.
Al igual que también aprendemos valores como, respeto, convivencia, cooperación, intimidad. En ese aprendizaje vemos cosas en la otra persona que nos molesta, cosas que nos irritan, que nos hacen salir de nuestra centro… ojala seamos capaces de identificar que todo eso que tanto nos irrita no es del otro es nuestro, que gran enseñanza tendremos, primero darme cuenta, luego ser consciente, que esto que estoy viendo sintiendo es mio, y aceptarlo, que no es “malo”, que forma parte de mi y que solo desde ese momento ya toma otra forma y nuestra mente lo verá desde otro lugar ya no ingrato.

En todos ese aprendizaje, nunca debemos de dejar nosotros para ser el o ella, lo que nos ayudara a respetarnos y respetar al otro es sentir que tenemos nuestros valores que son los que nos sustentan y sujetan al igual que el otro/a tendrá los suyos.

Me encanta valorar esa relación que se sostiene en 4 pilares fundamentales: Respeto, Confianza, Comunicación y Sexo. Si alguno de ellos se tambalea o se pierde, la relación se sostiene todavía, pero si le fallan dos, esa relación ya no se sostendrá.

Victoria Martín

Emprendedora / Coaching empresarial / Terapeuta y Formadora. 

"No lo podéis ver porque en la foto está sentada, pero en la espalda lleva dos alas de ángel."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *